El dólar australiano se dispara a medida que el RBA mantiene estable la configuración de la política monetaria

Durante años, el dólar australiano se ha mantenido relativamente plano y su subida y bajada han sido similares a las de otras divisas importantes en los últimos años. Sin embargo, durante los últimos dos meses, el dólar australiano ha aumentado en aproximadamente un tercio sobre su fortaleza frente a muchas de las principales monedas, incluido el dólar estadounidense, el euro y el yen japonés. Dado que estas monedas se han vuelto más estables en los últimos meses, el dólar australiano ya no se mueve tan rápidamente en la misma dirección.

En respuesta al aumento del desempleo y las condiciones económicas que están afectando el gasto de los consumidores, el gobierno federal australiano ha adoptado un plan que aumentará significativamente la cantidad de dinero que distribuye a los australianos para mantener el gasto bajo control. Aunque esto tendrá un impacto en cuánto impacto tiene el dólar australiano en aumento, muchos expertos todavía creen que la moneda está en un estado de “sobrecalentamiento”.

Una de las razones por las que el dólar australiano está experimentando esta situación de sobrecalentamiento se debe a la actual situación económica mundial. Cuando la economía global atraviesa problemas, los países y las industrias se ven obligados a recortar sus gastos y recortar gastos. Esto conduce a niveles más bajos de gasto de los consumidores y niveles más altos de inflación. El aumento de la inflación hace que el dólar australiano aumente frente a estas otras monedas porque cuanto más dinero pueden comprar los consumidores a un precio más bajo, más dinero están dispuestos a gastar.

La situación actual de la economía también está llevando a muchos expertos a predecir que el dólar australiano seguirá subiendo en las próximas semanas a medida que comiencen a manifestarse los efectos de la economía mundial. Esta predicción de un aumento del dólar australiano puede ser de corta duración, ya que muchos analistas creen que las condiciones económicas se estabilizarán y la moneda comenzará a retroceder hacia sus valores anteriores.

Aunque algunos creen que es posible que el dólar australiano no se vea afectado por ninguno de los principales problemas económicos que afectan al mundo en la actualidad, otros creen que la moneda podría experimentar un fuerte aumento si la Reserva Federal de los Estados Unidos aumenta las tasas de interés. Esta predicción se basa en la creencia de que cuando la Reserva Federal aumenta las tasas de interés, existe la posibilidad de que el precio del dólar australiano aumente debido a un aumento en la demanda del dólar australiano.

Sin embargo, muchos expertos no están de acuerdo con esta predicción y creen que aunque la Reserva Federal de los Estados Unidos puede aumentar las tasas de interés, esto puede ser solo de naturaleza temporal y no causará ningún cambio significativo en la dirección del dólar australiano. En un corto periodo de tiempo. Además, la mayoría de los expertos sienten que cuando la Reserva Federal de los Estados Unidos suba las tasas de interés, habrá una caída significativa en la demanda de dólares australianos después de que la Reserva Federal de los Estados Unidos aumente las tasas y esto hará que el dólar australiano caiga frente a muchos. otras monedas importantes.

El Banco de Australia o el Banco de la Reserva de Australia aún no han publicado su decisión o declaración oficial sobre la tasa sobre el tema del dólar australiano y su tasa. Sin embargo, algunos han sugerido que el Banco de Australia podría estar celebrando su próximo anuncio de tipos hasta su anuncio de octubre. Esto se debe al hecho de que el Banco de Australia controla las tasas de interés mediante un sistema de fijación de tasas de interés que implica tres niveles de tasas de interés, todos los cuales son establecidos por el Banco de la Reserva y se basan en un análisis de diferentes condiciones económicas.

De hecho, muchos inversores han predicho que el Banco de Australia puede utilizar un sistema de focalización en los mercados con el fin de apuntar a la mejor tasa de interés posible y aumentar o disminuir la tasa de interés cuando la situación lo justifique. Esto se denomina “fijación de precios” y el Banco de Australia también puede utilizarlo para determinar hacia dónde se dirige el precio del dólar australiano, incluso si no se encuentra en las mejores condiciones y circunstancias económicas.